viernes, 4 de enero de 2008

A falta de pan...

En este viaje no me falta pan, no me faltan amigos, ni momentos con los que disfrutar. Hay dosis de genialidad en aquellos a los que quiero y si hay excesos, son los necesarios. Un viaje frenético y calmado a la vez. Frenético por vivirlo todo de una manera intensa y calmado, ya que mi alma se encuentra en paz por unos días.
A falta de pan, buenos son los viajes al Madriz de mi corazón, ése que se compone de gente maravillosa.
Se os quiere.

PD: Me gustan: "En calzoncillos" y "Dentro de una magdalena"... Las demás aún las tengo que escuchar, inlcuso atendiendo y todo, ¿verdad?.

3 comentarios:

  1. ¿Que no ha habido excesos?... No me haga falar, no me haga falar... ¡Y porque uno no se dejó ayer, y no hablo de Davidik, sino habría habido hostias de todos los colores! Eh, qué no, que lo comparto contigo. Yo también te quiero.

    ResponderEliminar
  2. Una pregunta que nunca te hice: ¿qué es "a corderetas"?

    ResponderEliminar
  3. a corderetas con mi alma5 de enero de 2008, 11:11

    Compartir es vivir en ese caso, ¿verdad Madame?
    Querida Sue: A corderetas (también a cotenas) es una expresión aragonesa que quiere decir llevar a la espalda algo (o a alguien). Viene de cuando los pastores llevaban al cordero pequeño a sus espaldas en las largas caminatas... ¿Se me ha entendido algo? Pues eso es.

    ResponderEliminar