viernes, 27 de junio de 2008

"Fuera de órbita"



El cierzo humedecía mis ojos poco a poco. De repente era un mar de lágrimas en una ciudad interior. No sabía si lloraba por mi alergia o porque echaba de menos a gente que quería. Me frotaba los ojos por si se salían de las órbitas y así poder ver todo más claro. Pero cada vez estaba más confusa. No sabía si llamar o dejar pasar el tiempo. No encontraba las palabras adecuadas, pero seguramente no importaba. 

Cuando el daño está hecho es lo que hay. Las cosas se van de las manos y llega un momento en que no sabes si dependen de ti. Y si dependieran harías todo lo posible. Pero tus ojos están tan mojados que, o no lo ves o eres idiota y en realidad no sabes comunicarte como quisieras.


8 comentarios:

  1. Corde, qué ganas de conocerla, coñes. Es Vd. muy parecida a mi humilde persona. Los dos nos retiramos a veces a nuestra ruinosa ciudad interior.

    Y eso que, con el tiempo, he aprendido que cuando el mal está hecho sólo queda dedicarse a oler las flores, y que lo que podría depender de nosotros nunca depende sólo de nosotros, así que por lo general poco podemos hacer. La vida nos lleva por donde le viene en gana. Un abrazo muy fuerte y cuídeseme.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, he visto su post anterior. Yo tuve la suerte de ver a Fred Morrison desafiando las leyes de la física (y de la alcoholemia) en Lorient.

    Este año vuelvo al superfesti, esta vez a tocar (¡yuju!). Pero creo que Morrison no está en el ajo esta vez... Aunque estarán los Chieftains in person.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, ¡qué majico eres leñe! Totalmente de acuerdo con usted en el primer comentario.
    Que conste que los Chiftains actúan también en la Expo (el 4 de septiembre), pero yo no tocaré, jejeje.
    Con un poco de suerte este verano, pisaré las Asturies y podremos conocernos, que hay muchas ganas.
    Avisaré con tiempo para quedar, con vos y con Norma.
    Un besico.
    PD: Y desde aquí le ofrezco un megahotel 5 estrellas, por si quiere venirse a la fiesta esta del agua. Hay actuaciones que valen mucho la pena, se lo aseguro. Lo del hotel... vamos, que cama tiene.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí querida Corde, Cecil tiene mucha razón. Hay que "ocuparse" de los problemas o sinsabores, cuando llegan, pero hay tantas ocasiones en las que nuestra intervención cambia tan poco el tema..., que ¿para qué "preocuparse"?
    Oye, que me apunto a lo de Asturies y a lo de la Expo, no se os ocurra quedar sin que yo me entere, ehh
    ¡Qué caló hace por los madriles, mi madre!!

    ResponderEliminar
  5. Joder, me has leído el pensamiento!
    Sé cómo te sientes pero no sé cómo ayudarte.
    Ánimo que estás en la ciudad más bonita de España (bueno, he exagerado pero ¿a que te sientes mejor?)
    :)

    Bsos!

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué tal Corde?
    Cecil, como siempre tienes razón en todo, ahora eso sí, lo más acertado es sin duda "lo que podría depender de nosotros nunca depende sólo de nosotros". Que uno tiene esa tendencia natural a hacerse cargo de todo y arrastrar el peso de las culpas que, generalmente y como bien dices, son compartidas.
    Bufff... que espesita estoy.
    Un beso, y dos, y tres!!!

    ResponderEliminar